Tráfico Ilícito de Bienes y la Falsificación Panorama General en la Región

Seminario de Capacitación sobre el Tráfico Ilícito de Bienes y la Falsificación
INTERPOL
Asunción Paraguay, Junio 2014

Buenos días a todos. Gracias a INTERPOL y organizadores de este evento por invitarme a hablar sobre el problema global del tráfico ilícito y la falsificación.

¿Por qué nos importa tanto este tema? ¿Por qué hacer un seminario de cinco días?, Lamentablemente las respuestas a estas preguntas son muy sencillas: por que el  tráfico ilícito y el crimen organizado son un problema a gran escala, en constante mutación, que crece aceleradamente pero sobre todo y lo más importante, porque  es un problema que nos afecta a todos.

Si bien, por su misma naturaleza,  es difícil medir el impacto del tráfico ilícito, se estima que su impacto en la economía global representan entre un 8 y 15% del PIB mundial.

El comercio, el tráfico ilícito y el crimen organizado son barreras significativas  para el crecimiento económico. Frustran los mercados legítimos, sabotean las cadenas de suministro globales, agotan los recursos naturales y ponen en peligro la estabilidad del mercado. La agenda de crecimiento global y equidad que promueve el libre mercado, la inversión y las comunicaciones como facilitadores de crecimiento no tendrán éxito alguno si no se combate la corrupción, el tráfico ilícito y el crimen organizado transnacional. Y más allá de las repercusiones económicas, el tráfico ilícito y crimen organizado socavan el bienestar y la estabilidad social y cultural de nuestras comunidades, debilitan el estado y afectan profundamente a las instituciones y los individuos.

Vivimos en un mundo globalizado e híper conectado.  Los  avances e implicaciones positivas, de la innovación tecnológica, las comunicaciones y el transporte, también han permitido, facilitado y fortalecido el tráfico ilícito y sus redes. Nos enfrentamos a una amenaza que está en constante mutación y por ende resulta más difícil abordar. Hoy día los cárteles de la droga de Latinoamérica están ampliando su nicho en los mercados de África, Europa y Asia; los comerciantes de armas ilegales operan a nivel mundial; el tráfico de personas tiene flujos globales. Por ello inseguridad y crimen,  que hace algunos años eran abordados en el ámbito nacional, ahora se convierten en desafíos regionales y globales. Por ello las respuestas deben ser también regionales y globales.

Nos afecta a todos y todos  estamos constantemente rodeados de amenazas derivadas de este problema: simplemente al abrir un correo electrónico, al comprar un medicamento que puede ser falso, podemos ser victimas de falsificación o robo de identidad en un abrir y cerrar de ojos. Hoy día los gobiernos, las grandes empresas, los ciudadanos estamos expuestos constantemente al tráfico ilícito, la falsificación, el crimen organizado y actividades conexas.

Y cuando digo que nos afecta a todos, no lo digo a la ligera. Nos afecta a 1) individuos, 2) empresas, 3) gobiernos, 4) comunidad internacional. Entonces, si nos afecta a todos. ¿Qué debemos hacer? la respuesta a este problema debe ser también de todos. Tenemos una responsabilidad compartida:

Es responsabilidad de los individuos, porquecada ciudadano tiene un rol y una responsabilidad: la de no comprar productos ilícitos, de no fomentar el comercio de proveedores irregulares, de no contribuir a la corrupción. Debemos entender que las medicinas, el alcohol u otros productos falsificados o ilícitos tienen efectos dañinos en la salud, el medio ambiente, y la economía. Debemos ser concientes que cada dólar que se gasta en piratería es un dólar que se aporta al crimen organizado.

Es responsabilidad de las empresas y el sector privado porque corresponde a las empresas la responsabilidad de ser transparentes, justas, rechazar la corrupción, de buscar alianzas con gobiernos y estrategias en conjunto con otras empresas para prevenir el tráfico ilícito. La participación del sector privado en el enfrentamiento al problema es muy importante. Puede existir  la impresión que prácticas de corrupción y participación en cadenas de tráfico ilícito o informales brindan ventajas a corto plazo o beneficios inmediatos. Sin embargo a la larga esto distorsiona la competitividad, estableciendo formas de competencia desleal, deteriorando los mecanismos de libre mercado y creando inseguridad en el mercado laboral que afectan a la economía toda.

Es responsabilidad de los gobiernos, que deben ser concientes de que la economía informal e ilícita implica una perdida de ingreso tributario y en consecuencia deben rechazar y prevenir la corrupción, crear incentivos para favorecer las economías legales y crear y fortalecer alianzas con el sector privado.

Y finalmente es responsabilidad de la comunidad internacional, que debe crear red de redes, coordinar las diferentes agencias que trabajan contra el tráfico ilícito de bienes, fortalecer alianzas y encaminar esfuerzos para armonizar leyes, aplicar los Tratados Internacionales y fomentar prácticas operativas en contra del tráfico ilícito de droga, armas, tabaco, alcohol, animales, etc.

Existen muchas áreas en las que podemos trabajar para enfrentar los tráficos ilícitos. Podemos aprovechar  la tecnología y la globalización implementando mejores e innovadoras prácticas que eviten el tráfico ilícito y otras actividades conexas del crimen organizado. Un ejemplo de una práctica muy sencilla y sin duda innovadora son las “app” o aplicaciones en los teléfonos celulares inteligentes. Existe una “app” (aun en prueba) para los consumidores, que se llama “should I buy it?” En español: “Debo comprarlo?” Esta herramienta proporciona información al consumidor sobre el producto, su trayectoria y legitimidad, de modo que el consumidor pueda decidir y estar seguro que su producto no es parte de una cadena ilícita. Hay que apoyar el desarrollo e implementación de estas prácticas para que estén al alcance de todos.

Por nuestra parte, desde la Secretaría de Seguridad Multidimensional encaminamos nuestros esfuerzos a través de un Plan de Acción Hemisférico contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Este plan tiene como objetivo instar a los Estados Miembros a prevenir y combatir la delincuencia organizada transnacional; profundizar la cooperación en materia de prevención, investigación, procesamiento y actuaciones judiciales relacionadas con actos de tráfico ilícito y delincuencia organizada transnacional; alentar la coordinación entre agencias con temas vinculados con el combate de la delincuencia organizada transnacional, tráfico ilícito y otros delitos conexos y fortalecer las capacidades y habilidades nacionales, subregionales y regionales para enfrentar la delincuencia organizada transnacional.

Perseguimos estos objetivos:

1) Impulsando y promoviendo estrategias nacionales integrales contra la delincuencia organizada transnacional.

2) Exhortando a los Estados Miembros a suscribirse, ratificarse, o adherirse a instrumentos jurídicos internacionales relacionados con el tema.

3) Fortaleciendo mecanismos y técnicas de aplicación de la ley

4) Capacitando a los Estados Miembros para la prevención, investigación y procesamiento de actos de delincuencia organizada transnacional.

5) Fomentando el Intercambio de experiencias y prácticas óptimas de las instituciones pertinentes en los Estados Miembros en la lucha contra la delincuencia organizada transnacional, incluido el uso de la tecnología.

Y finalmente 6) Procurando la asistencia y cooperación internacional a fin de fortalecer su capacidad para prevenir y combatir la delincuencia organizada transnacional.

Termino con algunos ejemplos concretos de cómo hemos implementado ese Plan de Acción:

Lo hemos hecho promoviendo mejores técnicas de investigación. Con el objeto de fortalecer las respuestas al fenómeno del tráfico ilícito y el crimen organizado, nos hemos concentrado en mejorar las capacidades de los Estados Miembros particularmente en las técnicas especiales de investigación. Hemos llevado a cabo talleres para mejorar el proceso de investigación y enjuiciamiento, con las discusiones de casos, experiencias y mejores prácticas.

Lo hemos hecho también promoviendo y proporcionando herramientas, entre ellas la creación de equipos de respuesta a incidentes de seguridad cibernética (CSIRT). Actualmente tenemos un laboratorio móvil para llevar a cabo prácticas de manejo de crisis de seguridad cibernética, que se ha empleado para actividades de capacitación en seis países del hemisferio.

En el tema de seguridad en documentos de viaje,  llevamos a cabo Misiones de Evaluación de brechas de seguridad de documentos de viaje y manejo de identidad, misiones que permiten identificar los desafíos que enfrentan los Estados miembros en relación con la seguridad de los procesos de emisión de documentos y el control de documentos de viaje, y suministramos recomendaciones y sugerencias para hacer frente a esos desafíos.

Además implementamos nuestro Plan de Acción capacitando autoridades y elementos correspondientes. Capacitamos a jueces, fiscales, defensores públicos, agentes policiales y analistas de los Estados Miembros en todos los temas relacionados al combate al crimen organizado, trafico ilícito de bienes, drogas, armas, etc. Particularmente tenemos un acuerdo con AMERIPOL a fin de contribuir positivamente en las actividades entre ambas instituciones y en la coordinación de iniciativas en conjunto. Es nuestro principal interés capacitar a los cuerpos de policía de las Américas para que las fuerzas policiales cuenten con el personal y la infraestructura especializada para brindar un servicio de calidad y atender las nuevas amenazas emergentes a la seguridad ciudadana.

Estas son algunas iniciativas que estamos implementando en el hemisferio, y reconozco que aun queda mucho por hacer. El escenario de seguridad que enfrentamos ahora en la región requiere de nuevos modelos basados ​​en estándares, necesitamos tener mejor conocimiento, utilizar las herramientas y modelos de seguridad inteligente para identificar los problemas, pero no quiero dejar de hacer hincapié en que ante todo, para combatir el tráfico ilícito de bienes las redes del crimen organizado transnacional, necesitamos coordinación regional y global.

Termino con el mensaje con que comencé: la capacidad de luchar contra la delincuencia organizada transnacional sin duda trasciende la capacidad de cada sector considerado individualmente: gobierno, individuos, empresas. Para lograr resultados efectivos es esencial la cooperación. No solo cooperación entre los Estados, sino también una cooperación multi-sectorial, el compromiso del sector privado, de la sociedad civil organizada, de los gobiernos. Quizá es momento de comenzar a hablar de un nuevo modelo de seguridad compartida.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s