Palabras del Embajador Adam Blackwell, Reunion informativa – Tribunales del Tratamiento de drogas, 7 de julio de 2011

 Reunión Informativa para el estudio de la viabilidad del modelo de Tribunales del Tratamiento de drogas en Argentina, República Dominicana y Costa Rica. 

Washington, DC, 7 de julio de 2011 

Palabras del Secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA

 

Embajadora, Magistradas, representantes nacionales, ponentes y expertos, colegas de la OEA.

Este no iba a ser un discurso protocolario. Espero lograr que así sea.

Antes de entrar en la temática de hoy, permítanme despejar una duda elemental. La búsqueda de alternativas al encarcelamiento mediante el tratamiento para infractores dependientes de drogas no guarda relación alguna  con el debate sobre la legalización de las drogas o la despenalización de su consumo. En realidad estamos hablando de hacer compatible la garantía del derecho a  la salud con el cumplimiento de la ley.

Lo que buscamos son nuevos enfoques para enfrentar el problema de infractores dependientes de drogas

Es imperativo buscar la manera de permitir que el individuo pueda tratar su dependencia al mismo tiempo que se cumple la justicia con un enfoque rehabilitador. Muchos de nuestros países contemplan alternativas al encarcelamiento para estas personas.

En esta reunión contamos entre nuestros ponentes y expertos a representantes de países donde se han puesto en marcha estas medidas alternativas. Podemos afirmar que ellas han tenido repercusiones directas positivas no sólo en el individuo y su dependencia, sino también en su entorno familiar, laboral y social.

La Organización de los Estados Americanos está firmemente comprometida con la búsqueda de alternativas al encarcelamiento bajo supervisión judicial para infractores dependientes de drogas. El modelo que propone para ese fin es el de tribunales de tratamiento de drogas.

Estamos convencidos de que esta modalidad ofrece alternativas reales que no están contempladas en los enfoques tradicionales. Nuestras cárceles están cada vez más llenas. En ellas se consumen drogas y de ellas salen individuos que en muchas ocasiones no pueden escapar del círculo delito-droga que les hizo pisar la cárcel inicialmente. La información existente indica que el consumo en cárceles cubre a más del 70% de la población penitenciaria.

Según el informe del National Drug Intelligence Center de Estados Unidos, el coste relacionado con delitos inducidos por el consumo de drogas ilícitas supone un aumento en el gasto de 61.000 millones de dólares a 113.000 millones. Los costos incluyen datos relacionados con el descenso de la productividad generada por el encarcelamiento y costos de salud asociados a la problemática.

Toda la evidencia indica que el problema del consumo de drogas ha de verse desde un enfoque MULTIDIMENSIONAL.

Hemos de prevenir el delito relacionado con las drogas, tanto en lo que respecta a su producción y distribución como a su consumo y abuso, como también hemos de tratar al individuo que padece de dependencia. Pero nuestro esfuerzo no puede limitarse a prevenir delito y tratar al individuo. Hemos de ir más allá. Tal como refleja la nueva estrategia hemisférica sobre drogas, son muchos y diversos los frentes que han de tenerse en cuenta desde el punto de vista de la estrategia política de los países. Un elemento fundamental que dejamos generalmente a un lado, y que ahora forma parte del curriculum de esta organización, es el de la integración social y laboral del individuo, incluyendo al individuo en todas sus fases: producción, tráfico, y drogodependencia.

Mediante los tribunales de tratamiento de drogas buscamos tratar varios de los problemas que afectan a muchos de nuestros países. Entre ellos:

  • Altos índices de consumo en la población penitenciaria
  • Regreso de los infractores al sistema judicial por delitos similares y en parecidas condiciones de dependencia
  • Falta de mecanismos que permitan el seguimiento y evaluación de los dependientes infractores una vez han pasado por el sistema judicial
  • Altos costos en el entorno penitenciario si lo comparamos con el costo y resultados del tratamiento

Como les explicarán algunos de los ponentes que me siguen en la agenda, el modelo de tribunales de tratamiento de drogas ha demostrado reducir de manera eficaz  el índice de delitos, la reincidencia en el consumo y la población penitenciaria. Además ha demostrado ser más rentable en cuanto a la relación costo-beneficio.

La OEA ha negociado con algunos gobiernos la posibilidad de emprender un proyecto a tres años que nos permita explorar la posibilidad de aplicar esta modalidad en algunos de los países que ustedes representan. Más adelante mis compañeros de CICAD les detallarán el tipo de actividades que podríamos apoyar.

Estoy convencido de que podremos arribar a resultados concretos en años venideros. Para ello necesitamos encontrar las sinergias necesarias y desarrollar métodos que permitan que la justicia y la salud caminen juntas en las estrategias de nuestros Estados miembros. En definitiva si somos capaces de instrumentalizar soluciones eficaces ante este problema y miramos ejemplos y experiencias de otros países como Estados Unidos, Canadá, Chile o Jamaica, en donde esta modalidad ya empieza a dar sus frutos.

Son pocas las instituciones que desde el ámbito internacional están promoviendo esta modalidad. La OEA es la única en estos momentos que lo hace con un enfoque y perspectiva hemisférica, con una mirada multidimensional.

Desde la OEA, y a través de la Secretaría de Seguridad Multidimensional, y de su Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, se presentó en diciembre de 2010 el nuevo programa de Tribunales de tratamiento de Drogas en las Américas. Varios son los países que desde entonces se han acercado a la OEA para que colaboremos en explorar modos de implementar esta modalidad. Argentina, Costa Rica, República Dominicana, Barbados, Bahamas, Suriname y Jamaica, son algunos de ellos. Unos para desarrollar sus primeras experiencias piloto, otros como Jamaica para consolidar lo que ya tienen, y abrir nuevos proyectos de esta naturaleza.

Mediante el estudio de viabilidad que ustedes acordaron llevar a cabo en sus países, será posible elaborar un mapa de la situación, instrumentos y condiciones actuales. Sobre esa base se podrá construir un debate en profundidad acerca de la aplicación e instrumentalización de este modelo en diferentes países.

Algunos de ustedes ya han definido una fecha para presentar los resultados de este estudio y así abrir ese debate a nivel nacional y tomar decisiones al respecto. Será un placer acompañarlos en República Dominicana en la primera semana de agosto, y en Argentina en la tercera semana de septiembre. Confío en que procesos similares se puedan llevar a cabo en Costa Rica en los próximos meses, y que a lo largo de los próximos tres años este trabajo podrá mostrar frutos concretos.

Quiero despedirme agradeciendo a todos los que han contribuido a este proyecto.

Muchas gracias a todos y les deseo  que tengan una muy productiva jornada de trabajo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s